Fumar conduciendo: ¿Qué dice la DGT?

Los fumadores están cada vez más acorralados en la actualidad. Con cada vez menos libertad de acción y cada vez menos variedad de lugares donde se puede fumar, tiene sentido que consideren si se puede fumar mientras se conduce. ¿Qué dice la DGT al respecto? Salgamos de dudas.

¿Se puede fumar conduciendo?

¿Está prohibido fumar mientras se conduce? La respuesta más rápida y fácil es no. Fumar mientras se conduce no se considera un delito per se, por lo que a priori no hay ningún problema en hacerlo (más allá de lo perjudicial que sea para tu propia salud y la de quienes viajen contigo en el coche).

Sin embargo, el acto de fumar puede ser sancionado si el oficial que ve al conductor hacerlo considera que está causando una distracción mientras conduce.

¿Se puede fumar conduciendo

¿Me pueden multar por fumar en el coche?

En cuanto a fumar mientras se conduce, la DGT tiene claro que es un acto punible si se trata de una distracción al volante. Para que te hagas una idea, el mero hecho de encender un cigarrillo supone cuatro segundos en los que no prestas atención a la carretera, un periodo que puede parecer corto, pero en el que puede pasar cualquier cosa, sobre todo si vas a gran velocidad.

A esto se suma el hecho de que la caída de ceniza en el regazo del conductor puede provocar un mayor descuido y tener consecuencias no deseadas. Por eso, si un agente de movilidad considera que fumar supone una distracción, puede multar al conductor con hasta 100 euros.

También se especifica que arrojar objetos de gran tamaño desde un vehículo es un delito más grave, que implica una sanción mayor: 200 euros y la retirada de cuatro puntos del carnet.

No está descartado que las regulaciones cambien o empeoren en el futuro. Las etiquetas de la DGT se están modificando, incluso añadiendo nuevas categorías.